Artrosis de la base del pulgar: la Rizartrosis

Artrosis de la base del pulgar: la Rizartrosis

La artrosis es una condición degenerativa en la que es produce una alteración en el cartílago de las articulaciones. Es una alteración diferente a las llamadas artritis, donde el componente principal de estas alteraciones es la inflamación sistémica, que también puede afectar a las articulaciones. La artrosis puede ser primaria (no se conoce el origen) o secundaria a otros procesos, como por ejemplo después de una fractura que afecte a la articulación, o otras enfermedades por depósito de cristales como la gota, etc.

         La prevalencia de la artrosis aumenta con la edad, de forma que se ha calculado que el 78% de los hombres y el 99% de las mujeres mayores de 65 años, tienen cambios en las radiografías sugestivos de artrosis. Afecta más frecuentemente a las mujeres que a los hombres.

         La articulación trapeciometacarpiana, en la base del pulgar, es una de las más frecuentemente afectadas.

Diagnóstico

Generalmente el diagnóstico se basa en la historia clínica detallada, la exploración física meticulosa y en los estudios radiológicos, casi siempre la radiografía simple.

Los síntomas más comunes son el dolor, deformidad, crepitación. El dolor de forma característica es mecánico, es a decir, después de realizar actividades de moderada intensidad, y a veces aparece al cabo de horas de haber realizado el sobreesfuerzo.  Cuando la artrosis está muy avanzada, aparece una deformidad en la base del pulgar, debido a la aparición de osteofitos (ensanchamiento de las superficies óseas), y a veces el pulgar se coloca más hacia la palma de la mano.

Tratamiento

Es importante aclarar que la artrosis en sí, no tiene ningún tratamiento curativo a día de hoy. Pero, a diferencia de lo que se cree en general, la artrosis en las manos (y también de otras articulaciones) sí que tiene tratamiento. Este tratamiento va encaminado a mejorar los síntomas de la artrosis (sobretodo el dolor), y la alteración de la función que esto provoca a nivel de la mano. Existe una escala de tratamiento que va desde las medidad conservadoras (antiinflamatorios, ortesis, rehabilitación, terapia ocupacional,...) al tratamiento quirúrgico. En general, se inicia con el tratamiento conservador, y si este no proporciona una mejoría significativa del dolor y de la función, se plantea el tratamiento quirúrgico.

Tratamiento conservador

El tratamiento inicial va dirigido a los aspectos mecánicos y biológicos de la enfermedad. Para disminuir el estrés mecánico, se recomiendan períodos de reposo funcional, modificación de la actividad, y en ocasiones férulas o ortesis. Se recomienda utilizar medicación antiinflamatoria y/o analgésicos. No hay ningún fármaco que se haya visto que es más eficaz que otro, pero existe variabilidad en la respuesta individual, no a todos le funciona de forma igual la misma medicación. Además de los antiinflamatorios, li pueden recomendar el condroïtin sulfato. Este medicamento no cura la artrosis, pero se dice que enlentece el proceso degenerativo de las articulaciones y mejora el dolor en aproximadamente un 80% de los pacientes. Esta medicación se tiene que tomar de forma continuada, y a veces se recomiendan períodos de descanso. En otras ocasiones puede estar indicada la fisioterapia y/o terapia ocupacional, que pueden proporcionar un alivio importante de la sintomatología. Las infiltraciones pueden aliviar el dolor de forma temporal en casos seleccionados.

Tratamiento quirúrgico

Cuando todas las medidas conservadoras fallan, y la sintomatología es suficientemente importante, especialmente el dolor, su especialista en cirugía de mano le puede recomendar una intervención quirúrgica para mejorar su sintomatología.

Existen muchas técnicas quirúrgicas para el tratamiento de la artrosis.

A nivel de la base del pulgar, básicamente hay tres tipos de tratamiento: la prótesis, la fijación de la articulación (llamado artrodesis) y la resección del trapecio con reconstrucción de los ligamentos.

Cada una de estas técnicas tienen su indicación, sus ventajas e inconvenientes. La decisión de una técnica u otra depende de factores individuales i médicos, y no se puede generalizar el tratamiento.  En IBACMA, tienen una amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de la artrosis de la base del pulgar.  Su cirujano de Mano le asesorará de cual es la más apropiada en su caso. No se olvide de preguntar cualquier duda que pueda tener al respecto. Es importante saber cuales son las expectativas de los resultados del tratamiento que le proponga. No dude en pedir cita con alguno de los tres especialistas en Cirugía de Mano que forman IBACMA, los doctores Guillem Salvà y Xavier Terrades, en Policlínica Miramar (Palma de Mallorca).


Enlace relacionado

Publicado el: 20-10-2012