El codo de tenista o epicondilitis

El codo de tenista o epicondilitis

La epicondilitis es una entidad que se caracteriza por dolor en la cara lateral del codo, en la zona de inserción de los músculos extensores de la muñeca y dedos, provocado por una tensión mantenida y movimientos repetitivos. A pesar de que se llama codo de tenista, no sólo lo padecen jugadores de tenis, sino también puede aparecer en gente que practica otros deportes como béisbol, deportes de lanzamiento, esgrima, natación, y otras actividades que requieren una tensión mantenida de los músculos del antebrazo, como utilizar el teclado del ordenador, carpintería, albañilería, hostelería, etc.

Cual es la causa de la epicondilitis?

            No está nada claro el origen de este dolor, pero se cree que es debida a una inflamación de la inserción del músculo segundo radial (el extensor carpi radialis brevis) a nivel de su inserción en el codo. Debido a que es una alteración en la inserción del tendón en el epicóndilo, no es propiamente una tendinitis, sino una tendinosis. Los hallazgos más frecuentes en la zona de inserción de este músculo, son cambios degenerativos.

            La edad de aparición más frecuente es entre los 35 y 40 años, pero puede aparecer en cualquier edad y afecta por igual a hombres y mujeres.

            Según la zona anatómica que afecta, podemos diferenciar:

            El motivo inicial de sobrecarga está producido por la contracción mantenida y/o repetida de la propia musculatura. El origen puede ser traumático (por sobre uso o golpe directo) o por factores individuales constitucionales, en un grupo de pacientes que además desarrollan otras tendinosis y tendinitis, como dedos en resorte, De Quervain, tendinitis del manguito de los rotadores del hombro, etc.

Qué síntomas provoca la epicondilitis?

            La epicondilitis provoca habitualmente dolor en la cara lateral del codo y un alteración de la función por dolor. Este dolor inicialmente suele aparecer sólo cuando se realizan actividades de fuerza o repetidas de la mano, muñeca y antebrazo. En fases más avanzadas, el dolor puede ser continuo, sin necesidad de realizar ninguna actividad para que aparezca el dolor.

Cual es el tratamiento de la epicondilitis?

            En la gran mayoría de los casos, se trata de una patología autolimitada, es decir, que cura sólo con medidas conservadoras, frío local y antiinflamatorios. Sin embargo, en casos crónicos o que no responden a las medidas iniciales, puede ser necesaria la aplicación de un tratamiento rehabilitador, ortesis para descargar la musculatura, modificar la técnica de entrenamiento, infiltraciones, etc.

            En los casos en que no responden a ningún tratamiento, suele ser necesario realizar una serie de pruebas diagnósticas complementarias para descartar otras causas de dolor en la misma localización como lesiones por atrapamiento de nervios en el codo (el nervio radial, nervio cubital), artrosis en el codo, etc. En estos casos, puede ser necesario realizar una operación para intentar mejorar los síntomas que provoca esta enfermedad.

            En todo caso, será su cirujano de mano el que valore la necesidad de realizar las pruebas, y quien le indicará cual es el mejor tratamiento para usted.

            No se olvide de preguntar cualquier duda que pueda tener al respecto. Es importante saber cuales son las expectativas de los resultados del tratamiento que le proponga. No dude en pedir cita con alguno de los especialistas en Cirugía de Mano que forman IBACMA- Instituto Balear de Cirugía de Mano, los doctores Guillem Salvà y Xavier Terrades, en Policlínica Miramar (Palma de Mallorca).


Enlace relacionado

Publicado el: 02-11-2012