La artrosis de los dedos de la mano

La artrosis de los dedos de la mano

 

La artrosis es una condición degenerativa en la que se produce una alteración en el cartílago de las articulaciones. Es una alteración diferente a las llamadas artritis, donde el componente principal es la inflamación sistémica, que también puede afectar a las articulaciones. La artrosis puede ser primaria (no se conoce el origen) o secundaria a otros procesos, como por ejemplo después de una fractura que afecte a la articulación, enfermedades por depósito de cristales como la gota, etc. La prevalencia de la artrosis aumenta con la edad, de forma que se ha calculado que el 78% de los hombres y el 99% de las mujeres mayores de 65 años, tienen cambios en las radiografías sugestivas de artrosis. Afecta más frecuentemente a las mujeres que a los hombres. Las articulaciones que más frecuentemente se afectan en los dedos, excepto en el pulgar, son las articulaciones interfalángicas distales (cerca de las uñas).

Diagnóstico

Generalmente el diagnóstico se basa en la historia clínica detallada y en los estudios radiológicos, casi siempre la radiografía simple.

Los síntomas dependen de la localización de la artrosis. De forma general, los síntomas más comunes son el dolor, deformidad, crepitación y pérdida de movilidad progresiva. El dolor de forma característica es mecánico, es decir, después de realizar actividades de moderada intensidad, y a veces aparece al cabo de horas de haber realizado el sobreesfuerzo.  A nivel de la articulación interfalángica distal, puede aparecer un engrosamiento de la articulación y nódulo, llamados nódulos de Heberden, que pueden provocar una deformidad progresiva del dedo y a veces de la uña. La deformidad también es frecuente.

Tratamiento conservador

Actualmente, no hay ningún tratamiento que cure la artrosis. Pero sí que existen diversos tratamientos que encaminados a mejorar la sintomatología y la función de la mano y de la muñeca. El tratamiento inicial va dirigido a los aspectos mecánicos y biológicos de la enfermedad. Para disminuir el estrés mecánico, se recomiendan períodos de reposo funcional, modificación de la actividad, y en ocasiones férulas u ortesis. Se recomienda utilizar medicación anti-inflamatoria y/o analgésicos, y fármacos condroprotectores para elentecer la progresión de la artrosis. No hay ningún medicamento que sea más eficaz que otro, pero existe variabilidad en la respuesta individual, es decir,  no todo el mundo responde de forma igual a la misma medicación. En otras ocasiones puede estar indicada la fisioterapia y terapia ocupacional, que pueden mejorar de forma importante de la sintomatología. Las infiltraciones pueden aliviar el dolor y la inflamación de forma temporal pero en raras ocasiones se realizan en las articulaciones interfalángicas.

Tratamiento quirúrgico

Cuando todas las medidas conservadoras fallan, y la sintomatología es importante, especialmente el dolor, el especialista le puede recomendar una intervención quirúrgica para mejorar su sintomatología.

Existen varias técnicas quirúrgicas para el tratamiento de la artrosis. De forma general, las más frecuentemente utilizadas a nivel de los dedos son la fijación definitiva de la articulación o artrodesis, encaminada a corregir la deformidad y mejorar el dolor, y las prótesis a nivel de la articulación interfalángica proximal que pretenden mejorar el dolor manteniendo la movilidad. También se puede realizar lo que se llama una denervación selectiva de la articulación. Este es un tratamiento que no modifica la progresión de la artrosis. Consiste en “cortar” los nervios pequeños que vana a la articulación para mejorar o quitar completamente el dolor. Esto se consigue en alrededor de un 80% de los pacientes que tienen artrosis en las articulaciones interfalángicas y se tratan con esta técnica. La ventaja de esta técnica es que es muy poco agresiva y permite realizar otras técnicas en caso de que no mejorara el dolor. Cada una de estas técnicas tiene su indicación. Los especialistas de mano que forman IBACMA, tienen una amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de la artrosis de las manos, muñeca y codo.
Su cirujano de Mano le indicará cual es la más apropiada en su caso. No se olvide de preguntar cualquier duda que le pueda surgir. Es importante saber cuáles son las expectativas de los resultados del tratamiento que le propongan. No dude en pedir cita para alguno de los especialistas en cirugía de mano que forman IBACMA, localizado en la Policlínica Miramar, si usted cree que puede tener artrosis en los dedos de la mano.


Enlace relacionado

Publicado el: 02-03-2013